estados


Soy agua que se derrama, que se precipita por toda la geografía del cuerpo, que cae al suelo y deja de ser yo, calor, tristeza, deseo y pasa a ser el suelo ya citado, a humedecer la tierra que se ablanda y se agrieta, que se traga y se cierra como si no hubiese ocurrido.


lola lópez-cózar

diálogos


El diálogo ocurre cuando existen preguntas, cuando las respuestas no se ciñen escuetas a la duda, sino que la desbordan, queriendo dar un de sí como una lengua de mar o de amante, que en cada retroceso se apropia del sabor que ha recorrido, se queda con el tacto que ha palpado y regresa cargado de ese tú que abraza a un yo colmado de atención.

Al final los diálogos no son más que pronombres, desnudos y pendientes, ávidos de saberse mutuamente contados.


lola lópez-cózar

señas


Importúnenme solo para hablarme de amor, para ofrecer destellos en las mañanas planas.


Importúnenme tan solo para traerme el mar hasta la puerta, para dibujar la luna sobre mis labios secos.


lola lópez-cózar

fragmentos disgregados

Corto mi pelo como un ramo de mí sin mí entre tus manos, donde acariciar el olor que un día aspiraste abrazándote a mi cabeza, allí los pensamientos, los ojos tristes que ven escapar el deseo por los tejados de la azotea, corriendo como gatos en celo, maullando como niños que lloran, la avidez asiendo al vuelo la humedad del cuanto quiero, desplazando cortinas neutras sobre los rieles del nada más me importa.

Corto mis uñas como un roce sin mí sobre tu cuerpo, roce que un día buscaste al azar, cualquier contacto para hacer consciente cada milímetro de ganas de tenerme mordida entre los labios, cualquier labio declarando su amor sin más palabras.

La cordura te mata con sus guiones basados en el miedo, en todos esos pájaros volando que no quieres para nada, en ese pobre gorrión apresado y confuso, desprendido del resto para ser ya de tierra solamente. ¿A qué esas alas sobre la soledad y el peso? Símbolos inservibles que levantan los miembros del anhelo sobre un manto de podrida impotencia.

Follar las metáforas eyaculando rápido como si fueras libre y limpio, como si fueses tú y no estuvieras mutilado.

lola lópez-cózar

cuando todo es posible

Cuando todo es posible, la tierra se humedece, se aflojan las raíces del miedo y el polen vuela lejos, intuyendo la penumbra de un cuerpo que se desliza lentamente en las manos, boceto de un amor inaplazable.

Cuando todo es posible, van desapareciendo las preguntas, dejando los signos, los dos extremos de una misma curiosidad, explorando sus formas. ¿?

Preludio del silencio de una boca ocupada en recorrer las curvas que conducen a otra boca, la sed de amar sin entender más nada.

Cuando todo es posible, las cicatrices forman parte del paisaje lunar que ya es deseo, valle de imperfecciones que se ciñen despacio como si coincidieran, partes de un mismo mar, fragmentos contrapuestos de dos orillas que apuestan a encontrarse siguiendo el compás de la marea.

Cuando todo es posible, inventar el futuro nos llena de presentes, regalos de un tiempo que comienza a parecer un aquí y un ahora, espérame en el cielo, el cielo en todas partes.

Con la soledad sí se juega, se juega a descubrir la primavera, a florecer los sueños que ya estaban sembrados, a llover sobre los ojos empapados de llanto, a sonreír pensando que de nuevo es probable, que de nuevo se conjugan el rito y la sorpresa, los días venideros que no son más que este día donde todo es posible.

lola lópez-cózar

por el mundo adelante

Después de la certeza ya no caben preguntas. Los lazos se construyen con intercambios de memoria, y el olvido es el resto de espacio que le sobra a un paréntesis.

Borrando lentamente las palabras, como quien se deslee por última vez, desrrecordando la voluntad de ser de profesión tangible, su forma de escribir me desVinculo para deshacer la didáctica de un beso, de derecha a izquiera, de abajo hacia arriba, del final al principio y a la ausencia: “paso cada en acompaña que palabra la es atención. Improvisación. Contacto. Avance. Giro. Cálculo. Parada. Acercamiento. Seducción. Mirada. Deseo.”

Di qué amas y se sabrá quién eres, dilo otra vez y no habrá nada más que entender, porque de un tiempo a esta parte la inmensa mayoría de las cosas parecen de mentira.
Solo busca repetir la esperanza en una piel que guarde las espinas, busca unos ojos donde ajustar escenas de una historia que ya está vivida.

Solo busca aire, una ráfaga que indique acércate a mí como si me marchara, recórreme despacio los recuerdos como si fueran tuyos, como si fueras responsable del origen de mi vida, ven a mí poco a poco, como si me asustara.

Pero el aire, la brisa que alimenta sin destrozar paisajes, no es más que esa maravillosa irrelevancia del ser, sin enfrentar palabras, esa reciprocidad que no quiere mirarse en un espejo y ver correspondencia con su connotación de pago anudada a la garganta. Esa maravillosa irrelevancia del estar que dormita impresiones y se deja soñar por el cielo, sabiendo que no hay que quedarse hasta el final.

lola lópez-cózar

pájaros heridos

Tal vez sigues recogiendo pájaros heridos y mostrando impotente la zona de despegue.

El amor te aprieta los zapatos, te rindes tierra adentro, en el umbral del llanto que escondes en el puño cerrado.

lola lópez-cózar

trenzar es el secreto

Restos de frases rotas, fosas que ponen los oídos secos. El color de los cabos poco importa. Trenzar es el secreto. Lo demás, cada cual, la soledad, cajones estanco donde cerrar los ojos y dejar que el desierto avance en estampida.

Hay un lenguaje oculto en la quietud de las manos que se atascan. Días alternos que te quieren, que esperan de una palabra sin regar, completar la historia, y la historia aparece con garantía de naufragio.

Queda sal en los labios, queda sal en los ojos cuando acercas la luz donde nadie te busca. No existe más que viento y vela en ese huir de todo aquello que deja su impronta y al tocarlo es mentira, puro pálpito y nada. Ninguna pregunta te acaricia, ninguna se da cuenta de que eres porque estás y que estar da color a los bocetos.

Mejor partir los huecos que dejan los silencios y seguir adelante afrontando ranuras de ida sin regreso.

lola lópez-cózar

dónde volver


Buscando un lugar donde volver, en esta larga noche pregunto dónde estoy, qué hago con este trozo de tu memoria, qué fragmentos de la mía reescribirás a ciegas.

Dónde volver. Vivir es un paréntesis. No importa cuánto si el cómo falla.

No mido las palabras, las corto simplemente. Sello mis labios. Cierro la puerta de los besos que podrían nacer al final de una frase. 

Tu voz es dura, más alta que tu cuerpo, sobresale, y acaba tajante en precipicio.

lola lópez-cózar